Cooperativas de Ahorro y Crédito de Panamá

Print Friendly

Las cooperativas de crédito han existido en Panamá durante los últimos 70 años y al igual que en los Estados Unidos son cooperativas de ahorro y crédito para los empleados de varias industrias y agencias gubernamentales. En otras palabras, una “Cooperativa” es una unión de crédito panameña, la cual está autorizada, registrada por el gobierno, una institución financiera de cooperación, regulada por la ley (Ley 17 de mayo de 1997) lo que le da estatus libre de impuestos, entre varios otros beneficios.

Cada cooperativa de crédito de Panamá está regulada por el “Instituto Autónomo Cooperativo” (IPACOOP), cuya página de internet es www.ipacoop.gob.pa

Hay más de 150 cooperativas de crédito en Panamá, algunas de ellas con más de 50 años de fundación. Las cooperativas de crédito más grandes tienen unos 100,000 miembros y cada miembro paga un depósito mensual mínimo al capital de la cooperativa de crédito, el cual es generalmente de $5.00 a $10.00.

Como las cooperativas de crédito son organizaciones libre de impuesto, sin fines de lucro permite que todos los beneficios sean pagados de vuelta en la forma de intereses a los depositantes, ellos pueden pagar tasas de intereses más altas a sus depositantes que los bancos.

De acuerdo a algunos profesionales en la industria, las cooperativas de ahorro y crédito se consideran más seguras y menos riesgosas que los bancos por muchas razones. Una de las razones es que las cooperativas de créditos se limitan a prestar hasta un máximo de cuatro veces el monto de su capital, mientras que los bancos pueden prestar hasta 10 veces de su capital. Esto significa que las cooperativas de crédito tienen menos exposición a ciclos económicos más bajos o altos compromisos de deuda. Una segunda razón es que las cooperativas de crédito están reguladas en el tipo de préstamos que pueden ofrecer, por lo que se limitan a los préstamos dentro de los parámetros de sus fines previstos, con la mayoría de los préstamos de menos de $10,000 y por lo general requieren pagos domiciliados del salario de los miembros prestatarios, con garantías colaterales y múltiples fiadores/garantes del préstamo. Los bancos están generalmente más expuestos a los ciclos económicos debido a los grandes préstamos comerciales de alto riesgo, movimientos internacionales de divisas y los cambios globales en la tasa de interés (LIBOR, etc.), muchas variables que han llevado a la quiebra a muchos bancos alrededor del mundo en la reciente crisis económica mundial. Nunca ha habido una cooperativa de crédito que haya fracasado en Panamá mientras que algunos bancos panameños han fracasado, aunque no en los últimos años.

En la actualidad, muchas cooperativas de crédito están pagando hasta un 4% de interés en cuentas de ahorros básicas, hasta el 6% de interés en cuentas de ahorro educativo, hasta el 8% de interés en cuentas a Plazo Fijo de 5 años de por lo menos $100,000 y como 9% de interés en cuentas de ahorro de jubilación. Ellos pueden pagar mayores tasas de interés a sus depositantes porque ganan intereses más altos en sus préstamos y la mayoría de las cooperativas de crédito tienen una tasa de morosidad muy baja ya que ellos hacen préstamos pequeños, requieren fiadores y abonos domiciliados del salario de los prestatarios para los pagos.

Aunque la mayoría de las cooperativas de ahorro y crédito restringen su membrecía a los panameños residentes que trabajan en industrias especificas, tales como profesionales de la educación, médicos o del sector del transporte, hay algunas cooperativas de crédito que si aceptan extranjeros y a menudo les permiten abrir cuentas con esas cooperativas de crédito. Los requisitos de diligencia debida son generalmente un pasaporte válido, una segunda identificación (como una licencia de conducir), comprobante de domicilio (recibo de servicios públicos), referencias personales o profesionales, referencias financieras, prueba documentada del origen de los fondos y un deposito mínimo. A diferencia de los bancos que generalmente toman semanas para procesar las cuentas nuevas, las cuentas de la cooperativa de ahorro y crédito por lo general se abren el mismo día, todos los documentos son recibidos y revisados por el oficial de la cooperativa de crédito.

Muchas cooperativas de ahorro y crédito también abren cuentas para Sociedades Panameñas o Fundaciones de Interés Privado. Los requisitos de documentación para las sociedades son por lo general una copia de la Acta constitutiva (o escritura de constitución de la fundación), certificado de incorporación, la resolución de la Junta Directiva autorizando la apertura de la cuenta y denominando a la persona (s) /firmante (s) autorizada (s) y fotocopia de documento de identificación de los directores y oficiales.

Al igual que los bancos panameños, las cooperativas de crédito cumplen con leyes estrictas de secreto bancario de Panamá. Los intereses generados en cuentas de ahorros y Certificado de depósito a plazo Fijo de las cooperativas de crédito están libres de impuestos en Panamá, sin necesidad de reportar los ingresos por intereses al gobierno panameño.

Las únicas desventajas de las cooperativas de crédito en comparación con los servicios prestados por los bancos de Panamá, es que la mayoría de las cooperativas de crédito por lo general no ofrecen cuentas corrientes, cuentas mercantiles, tarjetas de crédito o banca en línea, ya que no están diseñadas para la actividad comercial/de negocios. Las cooperativas de crédito están generalmente previstas y destinadas para el ahorro personal y hacer préstamos personales a los miembros, por lo que están generalmente limitadas a varios tipos de cuentas de ahorro, depósitos a plazo fijo (CD) y préstamos personales.

Las cooperativas de ahorro y crédito de Panamá son una alternativa atractiva para los extranjeros que estén experimentando un amplio y exhaustivo requisito de documentación y largas demoras al intentar abrir cuentas de banco en Panamá. Las cooperativas de crédito son especialmente atractivas para los jubilados que buscan una inversión segura e ingreso fijo, como las cooperativas de crédito ofrecen tasas de interés más competitivas para las cuentas de ahorros, depósito a plazo fijo y jubilados.